Claves para reducir tu factura de Internet

Somos conscientes de la necesidad de estar conectados al mundo a través de Internet en el hogar. Cada vez que tu conexión se estropea, experimentas una incontrolable sensación de ansiedad. Sí, somos esclavos del módem. Aceptando esto, podemos ahorrar en la factura de Internet tomando como punto de partida la elección de nuestro servicio y tarifa. ¡A ahorrar se ha dicho!

Factura internet

¿Cuándo es momento de cambiar?

Existen algunas señales que te están diciendo que deberías cambiar tu operador de Internet de una vez por todas. No seas perezoso ni te conformes con lo que tienes. Siempre es un buen momento para ahorrar en una factura, pero debes tener en cuenta qué es lo mejor para ti así como el famoso compromiso de permanencia. Las principales razones para cambiar son:

El importe

El principal motivo de todos tus disgustos. La factura de Internet se ha disparado y no estás dispuesto a seguir pagando esa cantidad de dinero. Muchas operadoras ofrecen precios muy competitivos en los primeros meses, para después aumentar el precio al consumidor. Hay muchas personas que caen en esta táctica, pero tú no vas a ser uno de ellos. Si has detectado un incremento inesperado del precio que pagabas por este servicio, pero estás contento con la velocidad, busca otro proveedor que te permita disfrutarla a un menor coste.

La velocidad de conexión

No importa cuál sea la compañía a la que perteneces. Todas ellas te ofrecen una conexión más lenta a aquella que comunican en la publicidad. ¿Por qué? La razón es que ellos te dicen la velocidad máxima de conexión si se cumplen una serie de parámetros ideales como condiciones técnicas, cercanía del domicilio a la distribuidora de la línea o la calidad del cableado presente en tu barrio. Estos factores rara vez se cumplen todos a la red, por lo que la velocidad de línea no se corresponde con aquella que contrataste. Es una queja repetida entre los usuarios y existen estudios que afirman que los españoles sólo recibimos un 66,7% de la velocidad contratada.

Por ejemplo, pongamos que has contratado una línea que ofrece 10 megas de bajada. De acuerdo al porcentaje anterior, la velocidad real no llegaría a los 7 megas. Independientemente de utilizar cable o wifi, estamos perdiendo potencia por el camino. A su vez, si en nuestra casa hay una gran cantidad de dispositivos tratándose de conectar a una sola línea, la calidad de la conexión se resentirá, puesto que se repartirán los 7 megas entre las diferentes líneas. Por ello te sugerimos que contactes con operadoras que presten un servicio de calidad y una mayor potencia de bajada. Si vas a exprimir tu conexión, no escatimes en los megas contratados.

Factura internet wifi

Para conocer la velocidad efectiva, aquí van unos prácticos consejos. En primer lugar, muchas operadoras tienen disponible en su página web un mapa de coberturas donde podrás ver la calidad de la señal en tu barrio. Eso sí, no te dirán la velocidad real que se alcanza en tu zona. Para ello, vas a necesitar realizar una serie de tests de velocidad en diferentes momentos del día. En Internet podrás encontrar multitud de herramientas gratuitas que te permiten llevar a cabo este tipo de comprobaciones de una forma realmente sencilla.

Teniendo en cuenta los datos obtenidos, sólo te queda comparar la media obtenida en tus experimentos con la velocidad real que tienes contratada. Probablemente la diferencia sea más que considerable. Con la información en tu mano, debes decidir si estás contento con tu conexión independientemente del engaño producido, o bien es motivo suficiente para empezar a pensar en “mudarte” a otra operadora. Aunque para ser honestos, en la próxima compañía también pagarás por megas que no disfrutas en la práctica.

El precio paquete

Como ya vimos en el post sobre la factura del móvil, integrar gastos procedentes de diferentes servicios en una sola factura nos podía ahorrar un buen pellizco. También te lo recordamos desde el punto de vista de tu servicio para internet. Puedes fusionar tu conexión online con el teléfono móvil, el fijo y la televisión. Si se presenta una promoción de estas características, podría ser una gran solución para tu hogar.

Concretamente algunas operadoras ofrecen smartphones como regalo al contratar uno de sus planes de fusión. Los terminales más habituales que ofertan como obsequio son de gama baja, por lo que tal vez no sea conveniente que te guíes únicamente por esta circunstancia para englobar tus servicios en una factura única. Si tienes un móvil de un perfil similar o el ofrecido no se ajusta a tus necesidades, descarta la oferta y continúa con tu búsqueda.

Estos packs son especialmente interesantes si quieres suavizar el precio de la fibra óptica. Después te explicaremos detalladamente qué ventajas te ofrece este término.

¿Qué servicio necesito en mi casa?

Antes de lanzarte a consultar ofertas de diferentes operadores, es necesario que analices tu forma de navegar, el consumo habitual o los usos que le das a Internet. En muchas ocasiones, los usuarios tenemos contratados servicios por encima de nuestras necesidades, lo que se traduce en pagar un mayor importe en la factura de lo que realmente consumimos.

Usuario internet

Para facilitar la identificación con el tipo de usuario que eres, contemplamos tres escenarios que se ajustan a tres tipos de servicios diferentes. ¡Comprueba tu perfil!

El usuario común

Si tu navegación se basa en realizar descargas, ver vídeos en la red o jugar online, es obvio que necesitas una conexión ADSL. Puedes encontrar multitud de ofertas de alta nueva o portabilidad, ya que es el servicio más extendido en nuestro país. Infórmate de la distancia a la central de tu operador para estimar la calidad de tu conexión.

Puedes encontrar numerosas páginas webs que comparan las diferentes ofertas que están disponibles en el mercado. Se realizan de forma periódica, por lo que es fácil acceder a comparativas vigentes en la actualidad.

Por último, te aconsejamos que cuestiones operadores desconocidos o que no te transmiten confianza. Para garantizar una contratación exitosa, recopila opiniones de tus amigos y familiares, y si tienes a algún experto de esta materia en tu entorno, no dudes en preguntarle.

El móvil-dependiente

Debido al boom de dispositivos móviles como smartphones o tablets, contratar una línea de ADSL puede que no sea necesario para ti. Si eres de los que no te despegas del móvil, te acostumbras a coger la red wifi en el trabajo o la universidad y sólo te conectas en casa para consultar el correo y poco más, es probable que contratar un servicio de datos móviles sea la opción más adecuada. Aunque también puedes usar los datos móviles para tu ordenador de sobremesa, tienen un límite de descarga muy bajo. Por eso, te recomendamos que simplemente los uses para lo que realmente están pensados: dispositivos móviles.

El exigente

El último caso que tratamos es el que demanda un servicio más profesional y avanzado. Si eres una persona que descarga archivos de gran volumen y necesita una línea fiable y potente, nuestra recomendación se inclina a la fibra óptica. Este servicio te garantiza una velocidad constante y no sufre caídas por condiciones externas.

Si el tema de la velocidad de conexión engañosa es importante para ti, debes saber que la fibra óptica siempre alcanza el máximo de la velocidad contratada. Tu velocidad se mantendrá estable aunque conectes varios dispositivos a la vez, por lo que es especialmente aconsejable para familias intensivas en el uso de Internet.

Como principales inconvenientes, encontramos en primer lugar el precio. Si quieres este tipo de ventajas, deberás pagar una mayor cuota por ellas. Hablando en cifras medias, las conexiones de fibra óptica te van a suponer entre 15 y 20 euros más costosas que el ya clásico ADSL. En segundo lugar, la expansión de la fibra óptica en España es discreta, por lo que te recomendamos que te asegures de que tu zona se encuentra dotada de este nuevo servicio antes de nada.

Consejos para la contratación

A continuación exponemos una serie de trucos que te ayudarán a conseguir la tarifa al mejor precio y que resumen las principales claves a tener en cuenta en la contratación de tu línea de Internet.

Trucos ahorrar internet

  • Revisa tu factura cada mes para detectar subidas en la tarifa inesperadas o irregularidades en el servicio contratado.
  • Vigila las cláusulas de tu contrato. Si tienes vigente un periodo de permanencia, existen fuertes sanciones si lo incumples. En caso contrario, podrás beneficiarte de las ofertas de la competencia y de la contraoferta que realizará tu operador actual.
  • El mercado cambia y sus ofertas también. Si llevas una buena temporada con un servicio contratado, deberías ojear las últimas promociones del sector. Probablemente estás pagando más de lo necesario.
  • A la hora de comparar precios, no te fíes del precio que figura en la publicidad. Asegúrate de incluir la cuota de mantenimiento de línea, la instalación o el IVA. Además, recuerda que muchos de estos precios son promocionales, y su precio ascenderá una vez finalizada la oferta.
  • Si estás contento con tu operadora móvil, probablemente puedas contratar un servicio de Internet. Infórmate sobre las ofertas que tienen preparadas para sus clientes.
  • Al comparar las ofertas es muy importante tener en cuenta los factores que influyen en la velocidad de la conexión y que hemos citado anteriormente.
  • Infórmate de TODAS las cláusulas del contrato antes de firmar: permanencia, duración de precio de promoción, servicios de mantenimiento….¡Evita imprevistos!
  • Si realizas tu contratación de forma online, las compañías pueden ofrecerte interesantes ventajas que te permitirán ahorrar.

Ponemos punto y final a esta entrada referente a la factura de Internet. Desde Codigodedescuentos.com confiamos en que nuestras recomendaciones te permitan reducir el gasto en tus conexiones online. Recuerda que tienes disponible una guía de trucos para ahorrar que integra otros aspectos en los que optimizar tus facturas. Además de visitar nuestro blog para estar al tanto de promociones y novedades, síguenos en Facebook, Twitter o Google Plus.