Como ahorrar en la factura de la calefacción

Cuando llega el frío a tu ciudad aparece un gasto estacional que obliga a las familias a apretarse el cinturón. Se trata de la calefacción, gasto doméstico que puede superar fácilmente los 550 euros al año por hogar. Si no quieres quedarte helado con la factura de un servicio básico, sigue los consejos para seleccionar tu sistema de calor más adecuado y apúntate los trucos que ayudarán a reducir tu consumo. ¡Ahorra dinero sin pasar frío!

Ahorrar calefaccion

¿Qué sistema me conviene?

Como es habitual en nuestros posts, valoramos las técnicas de ahorro a largo plazo como principal arma para reducir las facturas. Por eso, es muy importante que selecciones el sistema más adecuado para tu hogar. A continuación te contamos las particularidades de cada alternativa para calentar tu casa.

Calefacción comunitaria

La caldera comunitaria es la más eficiente siempre que cada hogar no abuse del calor. Al pagarse entre todos los vecinos, es recomendable incluir un termostato que regule la temperatura de calefacción acorde a la temperatura exterior, con el fin de evitar pasar demasiado frío o demasiado calor. Si esto no fuera posible, sería adecuado dar la opción de que cada vecino pudiera regular la temperatura de su hogar con unas válvulas de cierre manual o radiadores individuales. De esta forma no desperdiciarás la generación de calor y la estancia será más confortable. 

Si los propietarios siguen haciendo un uso inadecuado del servicio, podría ser interesante instalar contadores individuales para cada casa, de tal forma que cada uno se responsabilice de su consumo y los registros de gasto energético sean accesibles por el resto de vecinos. Desde FACUA se lamentan de que la calefacción colectiva está perdiendo peso en los hogares españoles, ya que el consumo es mucho menor. Por ello te recomendamos que si estás en plena búsqueda de nueva vivienda, valores la calefacción comunitaria como un punto a favor.

Calderas de condensación

Instalar una caldera de gas siempre resulta más económico, concretamente si apostamos por una de condensación. Se trata de un sistema de alta eficiencia que te permitirá ahorrar hasta un 11% en combustible, que alcanza su estado óptimo si incluimos radiadores de agua de un tamaño grande. Si quieres aprovecharte de este sistema, es necesario que tu vivienda presente un sistema de suministro de gas perfectamente canalizado. Actualmente no es una prestación común, puesto que sólo están habilitados 7 millones de hogares españoles.

Caldera de bajo consumo

Otra opción que supondrá un ahorro en el importe de la factura es la caldera de bajo consumo. A pesar de tener que realizar una inversión inicial mayor, la reducción del gasto merecerá la pena. Además de beneficiarte de estas ventajas, se trata de un sistema que ayuda a conservar el medio ambiente debido a que reduce sus emisiones de CO2. Esta circunstancia fomenta la subvenciones a nivel estatal para este servicio, por lo que podría ser aconsejable informarte. Por último, comprueba si otros vecinos están pensando en esta posibilidad, ya que sería más sencillo acogerse a un plan renove de estas características.

Suelo radiante

Esta opción se caracteriza por generar un calor muy confortable y uniforme por todas las estancias de la casa sin necesitar alcanzar elevadas temperaturas. Además, te permite integrar el apoyo de energía solar térmica, por lo que puede ser adecuado si las condiciones climatológicas son favorables. Obviamente se instala en el suelo, lo que significa que requiere de una obra importante. Por ello, te recomendamos este sistema si estás rehabilitando tu hogar o construyendo una nueva casa.

Calefacción ecológica

Una alternativa que presenta un funcionamiento automático y una inversión mayor que cualquier otra caldera convencional de gas o gasoil. Eso sí, lo amortizarás a corto plazo debido a que el combustible es realmente económico. Se alimentan de serrín de madera prensado, habitualmente conocido como pellet. La combinación de una caldera eficiente mas un combustible tan homogéneo producen un sistema muy eficiente que podría ser una alternativa a tener en cuenta.

Radiadores y convectores eléctricos

Si no vives en una zona excesivamente fría, no te compliques con una instalación costosa que requiera una obra en tu domicilio. Con unos simples radiadores o convectores eléctricos podrás hacer frente al invierno siempre que vivas en un clima agradable y tu piso no tiene unas dimensiones que superan los 100m2.  En la medida de lo posible, no se aconseja la instalación de calor azul o lo que es lo mismo, la calefacción eléctrica. La utilización de radiadores eléctricos o bombas de calor no es rentable, debido a que cualquier tipo de sistema que emplea resistencias es ineficiente. Además, tampoco es una alternativa que respete el medio ambiente.

Tendrás que tener en cuenta…

Hay 3 factores clave para seleccionar el sistema más conveniente para tu hogar. Plantéate estas cuestiones antes de decidirte por un sistema en concreto para evitarte problemas.

Ahorrar calefaccion

1.El tipo de clima donde está ubicado tu domicilio te marcará la calidad e intensidad del calor que necesitas para pasar el invierno de forma confortable. Si vives en zonas especialmente frías donde la nieve es usual, preocúpate por un sistema que garantice un calor constante. En el caso de disfrutar de temperaturas cálidas, con sistemas sencillos podrás afrontar las bajadas puntuales en el termómetro.

2.La superficie de tu vivienda es una información previa necesaria para calibrar cuál es el espacio que debes calentar. También tendrás que valorar el número de personas que habitan tu hogar así como el número de estancias. Si por ejemplo sólo se emplean la mitad de tus habitaciones, no tendrá sentido establecer un sistema de calor general, siendo un sistema de radiadores más económico.

3.Deberás valorar las características técnicas de tu casa, pre-instalaciones realizadas e infraestructuras disponibles para instalar cualquier tipo de sistema. Según estas indicaciones, el coste de reformar el hogar variará, especialmente si hay que realizar obras.

A la hora de contratar tu tarifa:

Si ya te has decidido por el sistema más conveniente, el siguiente paso es contratar la tarifa que más se ajuste a tus necesidades. No vamos a entrar en las diferentes compañías, pero te proponemos una serie de consejos para acertar en esta decisión.

  • Céntrate en las tarifas del mercado libre, ya que la tarifa de recurso es la más alta de todas.
  • Compara las diferentes ofertas que te ofrecerán las compañías y elige la que mejor se adapte a tus hábitos de consumo. Una herramienta muy útil para este cometido es el comparador de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, disponible en Internet a través de este enlace.
  • Revisa las cláusulas adicionales de tu contrato, ya que algunas tarifas que pueden parecer atractivas en el importe base, es posible que integren algunos servicios complementarios que disparen el precio final. Una vez firmado, este tipo de servicios son muy difíciles de cancelar y pueden estar sujetos a un compromiso de permanencia. Analiza la utilidad de cada prestación de acuerdo al precio que pagas y toma una decisión global teniendo en cuenta cada detalle.

Trucos para ahorrar

Llegamos al aspecto central del tema a tratar, los diferentes trucos que podemos aplicar día a día para ahorrar en la factura de la calefacción. Si eres capaz de aplicar todos y mantenerlos durante todo el invierno, te ahorrarás un pellizco que podrás destinar a otros gastos. Coge la libreta y…!Vamos allá!

Trucos ahorrar calefaccion

  • La temperatura adecuada para tu salud y tu bolsillo son 21ºC durante el día y 17ºC por la noche. No es necesario trasladar un clima veraniego a tu hogar durante el invierno para disfrutar de una estancia confortable. En este sentido, opta por ropa que abrigue y sea cómoda para estar en casa, así como cúbrete con mantas por la noche. Con el descenso nocturno podrás ahorrar hasta un 13% en tu factura.
  • Pon un termostato en cada habitación y utiliza llaves en los radiadores. Podrás regular con más exactitud la temperatura y evitar calentar estancias en las que no vas a “hacer vida”. ¿Para qué quieres calentar el cuarto de invitados cuando no hay nadie?
  • En caso de que tengas la temperatura de la calefacción programada para que caliente la casa a unas horas y se apague automáticamente, te aconsejamos que ventiles tu hogar cuando el sistema de calefacción esté desactivado. Por ejemplo, abrir las ventanas a primera hora de la mañana antes de trabajar podría ser un buen momento. Eso sí, recuerda cerrar las ventanas antes de salir de casa o desperdiciarás gran cantidad de energía.
  • No escatimes en los cerramientos de tu hogar. Merece la pena instalar puertas y ventanas de calidad para que no se escape el calor generado. Si conservas la temperatura, ahorrarás a largo plazo.Según la OCU, “una cuarta parte de la energía producida en los hogares se destina a cubrir lo que se pierde por las rendijas de las ventanas”.
  • Revisa el estado de tu sistema de calefacción de forma periódica. Un sistema estropeado o ineficiente es un sistema que te costará más dinero. Asegúrate de que está en óptimas condiciones antes de que se aproxime el invierno. Independientemente de que el servicio de mantenimiento esté incluido en tu factura o no, es un consejo que también vela por tu seguridad. Comprueba tu equipamiento.
  • En caso de que dispongas de radiadores, asegúrate de purgarlos correctamente. De no ser así, pueden existir burbujas de aire que impidan funcionar la calefacción a la potencia necesaria. Además, es aconsejable no cubrirlos con ropa húmeda o bloquear la salida del calor con mobiliario. Si están libres, podrán operar al máximo rendimiento.
  • Instala reflectores. ¿Qué son? Básicamente paneles reflectantes de calor que se aplican detrás de los radiadores. Son unas láminas flexibles que te ahorrarán entre un 10% y un 20% en la factura. Gracias a ellos, el calor rebota evitando que se pierda en la pared, concentrando el calor en el radiador que tiene delante.
  • Incorpora un sistema de programación. Una herramienta que te permite ajustar las horas de calor a tus hábitos y ritmo de vida. Resulta interesante para ahorrar y práctico para calentar tu hogar antes de que llegues.
  • Para finalizar, ¡Aprovecha el sol! Es gratis, así que deja que entre en tu vivienda cuando el cielo está despejado en las mañanas de invierno. Cuando comience a nublarse, cierra persianas y cortinas para conservar el calor que has obtenido.

Y si tienes un negocio…

Ahorro calefaccion empresa

También tenemos una serie de recomendaciones para controlar tus gastos fijos en materia de calefacción. Es muy importante ser responsables en la empresa, ya que el gasto se puede disparar cuando las temperaturas se extreman. Además de vigilar el consumo, estarás reduciendo las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Estos consejos deben ser de obligada aplicación en caso de que tu empresa tenga una elevada dimensión o pertenezcas al sector servicios, donde tenemos un contacto directo con nuestros consumidores.

  • Sigue las pautas anteriormente descritas para elegir el mejor sistema adaptándolas a las características de tu local. La ubicación, las características del edificio o el tamaño definirán qué es lo mejor para ahorrar en tu organización.
  • Estipula una revisión concienzuda de los sistemas para prevenir averías o fallos del sistema. En este caso, adquiere más importancia que en tu vivienda ya que en la empresa convivimos con más personas y sobre todo, clientes.
  • Valora cuáles son los lugares donde hay más tránsito en la empresa o aquellos en los que el tráfico de personas es más reducido.
  • Programa las horas de calefacción y respeta la temperatura adecuada que te hemos citado anteriormente. No por aumentar la temperatura del termostato se va a caldear tu oficina antes.
  • Apaga los radiadores de los despachos que no son utilizados y evita las fugas de calor en techos, ventanas y paredes.
  • Conciencia a tus trabajadores de la importancia de hacer un uso responsable de la calefacción y hazlos partícipes de los hábitos de consumo. No sirve de nada que tengas un plan de ahorro perfectamente ideado  si ellos desconocen las principales directrices.

Aquí finalizan nuestras sugerencias para ahorrar en tu factura de la calefacción. A través de estos sencillos gestos podrás pasar un plácido invierno y reducir el consumo energético. Como bien sabes, puedes encontrar otros trucos y consejos para ahorrar en la economía doméstica a través de nuestra guía disponible en Codigodedescuentos.com. Además, no te olvides de visitar nuestro blog para enterarte de promociones y descuentos y síguenos en Facebook, Twitter y Google Plus.