Cómo ahorrar gracias al consumo colaborativo

Este artículo puede cambiar tu forma de consumir y relacionarte con los demás. El consumo colaborativo se ha posicionado como una de las tendencias a largo plazo de nuestros días. Una auténtica vuelta de tuerca a la economía tradicional, cuestionando la propia filosofía del consumo para ser más rentables y sostenibles. Y ojo, no es necesario prescindir de ninguna de las comodidades actuales. Simplemente, hay que modificar nuestra idea de propiedad, priorizando disfrutar de un producto o servicio a poseerlo. Además, vamos a proponerte algunas plataformas concretas para que compruebes por ti mismo que la economía de acceso es una realidad que ya están disfrutando millones de personas.

consumo colaborativo

¿Qué es?

Antes de contarte las diferentes aplicaciones que tiene el consumo colaborativo, es necesario comprender dicho término y lo que es más importante, su filosofía. Para recoger el espíritu de este movimiento no existe mejor frase que la siguiente: El acceso es mejor que la propiedad. En otras palabras, es más importante tener la posibilidad de disfrutar de productos o servicios que ser el propietario de los mismos. Como ejemplo introductorio, pensemos en el sector del transporte. Tienes un coche que sólo utilizas 1 hora al día, con el fin de llevar a tus hijos al colegio. El resto de la jornada, tu vehículo descansa en el garaje. ¿Por qué no alquilarlo por horas durante el resto del día? Después veremos algunas plataformas que facilitan este servicio y cómo las tecnologías se ponen de nuestro lado para compartir bienes en nuestro entorno.

El consumo colaborativo es un movimiento que nace como respuesta al hiperconsumo, la destrucción del medio ambiente y la crisis. La reducción de la renta disponible de los ciudadanos ha impulsado la creación de empresas que buscan ofrecer servicios más baratos y que abogan por un desarrollo sostenible de la humanidad. Internet es el principal vehículo que permite la creación de comunidades de consumo colaborativo en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Hacer la compra semanal, viajar, estudiar, aprender un idioma…son algunas de las tareas que puedes llevar a cabo de una forma responsable si abrazas esta novedosa ideología. Nuestra intención es que asimiles los pilares de esta revolución que está poniendo en jaque la economía tradicional. Si este término te llama la atención tanto como a nosotros, te aconsejamos que veas el siguiente vídeo antes de continuar leyendo.

Un mundo de posibilidades

Si por algo se caracteriza la economía del acceso, es por la flexibilidad y la libertad para compartir. Los usuarios pueden ponerse en contacto para vender algo que ya no utilizan, disfrutar de un servicio en compañía para ahorrar gastos, prestar un objeto para obtener rentabilidad o simplemente intercambiar cualquier cosa. Para tratar de estructurar las diferentes posibilidades que ofrece, podemos identificar tres sistemas diferentes:

Sistemas basados en el producto. Pagas por disfrutar del uso de un servicio sin tener que adquirirlo en propiedad. Es una solución que permita ahorrar dinero al usuario y obtener ingresos extra al propietario.

Mercados de redistribución. No quieres un producto y en vez de tirarlo a la basura, lo publicas en la red por si alguien lo necesita. Según la plataforma que elijas, puedes vender dicho artículo, intercambiarlo por otro o incluso regalarlo.

Estilos de vida colaborativos. La finalidad de compartir servicios, experiencias, conocimientos, habilidades…no existen límites. Más adelante veremos ejemplos concretos que te darán que pensar.

El funcionamiento

La operativa es muy sencilla. Una empresa crea una plataforma de interacción entorno a un determinado producto o servicio. Pongamos el alquiler de casas, por ejemplo. Su finalidad es poner en contacto a demandantes y oferentes de alojamiento y ofrecer información acerca de la vivienda que quieres alquilar o el individuo al que le abres las puertas de tu casa. Una vez se ha conseguido atraer participantes en la web, dicha plataforma debe garantizar la comunicación dinámica y honesta entre los diferentes agentes de este mercado. A cambio de estos servicios, la web se lleva una comisión por cada acuerdo que se ha celebrado en su dominio.

Si eres de los escépticos, ya te estarás preguntando cómo las personas pueden meter a alguien en su casa sin conocerla, sólo teniendo en cuenta el frío contacto de Internet. Pues bien, el consumo colaborativo se basa en el mismo elemento que cualquier transacción tradicional: la confianza. ¿Cómo confiar en la buena fé de una persona? Según su reputación, factor clave en esta nueva forma de entender la economía.

La reputación, el aval del consumo colaborativo

Si hasta ahora la confianza para realizar una venta básicamente respondía al poder adquisitivo de cada cliente o su credibilidad crediticia, este movimiento rompe con este axioma. Ahora prima la reputación de cada individuo alimentada por el boca-oreja de toda la vida y las posibilidades que ofrece la red. En el plano práctico, volvamos al ejemplo del alquiler de casas. Si una persona está ofreciendo su casa con agua caliente y una confortable cama y el usuario se encuentra con la caldera rota y un viejo somier que no le ha permitido descansar, votará de forma negativa a este tipo. Cuando otro demandante esté buscando alojamiento en la misma ciudad, leerá las diferentes opiniones y probablemente descarte esta opción.

reputacion consumo colaborativo

En este sentido, la principal responsabilidad de las empresas es transmitir seguridad a la comunidad para garantizar el éxito de los acuerdos. Pero son las opiniones entre usuarios las que permiten que las comunidades funcionen, por lo que la vigilancia entre demandantes y oferentes es el mecanismo más efectivo para disfrutar del servicio esperado.

Plataformas de consumo colaborativo 

A continuación te traemos las opciones más interesantes para comenzar a disfrutar del consumo colaborativo. Si pinchas en este enlace, puedes descubrir que las posibilidades son infinitas.

Desde Codigodedescuentos.com te traemos las más conocidas, pero debes saber que es un movimiento en plena ebullición y puedes encontrar plataformas de cualquier producto o servicio. A través de las siguientes páginas web tendrás una idea práctica del funcionamiento de este movimiento y descubrirás las múltiples ventajas que ofrece. ¡Toma nota!

Estancias

Viajar y no gastar un dineral en alojamiento ya es posible. Intercambiar tu casa, alquilar una habitación, un sofá…no tienes excusas si quieres conocer otras culturas, sólo tienes que lanzarte. La web más conocida para esto es Airbnb, plataforma que funciona en todo el mundo y ofrece el alquiler de espacios por todo el mundo a golpe de clic. También puedes acceder a la comunidad como hospedador y sacar una rentabilidad extra a esa habitación que no utilizas o esa casita en la montaña que sólo empleas un mes al año. Aunque si quieres convertirte en “hospedador” tendrás que consultar cómo esta la normativa de tu comunidad autónoma, pues se están incluyendo restricciones en los últimos meses en cuanto al alquiler de pisos entre particulares para fines vacacionales o turísticos que implican estancias cortas.

Si quieres viajar de la forma más económica, prueba a intercambiar tu casa con otra familia en Homeforhome.com. Debido al riesgo existente en poner tu casa en manos de un desconocido, esta web cuida especialmente las opiniones vertidas hacia cada usuario, por lo que podrás conocer a fondo a los futuros inquilinos.

Por último, te recomendamos Couchsurfing para encontrar un sofá en cualquier parte del mundo donde pasar la noche. Además de un lugar donde descansar, podrás disfrutar de la hospitalidad de los usuarios de esta comunidad, que no dudarán en enseñarte los entresijos de tu ciudad y las típicas costumbres de sus gentes. Si te convence esta nueva forma de viajar, consulta este artículo acerca del turismo y el consumo colaborativo.

consumo colaborativo viajar

Experiencias

A través de la economía de acceso tendrás la oportunidad de vivir experiencias únicas. Entrando a páginas como Trip4Real o Sherpandipity, podrás llevar a cabo una infinidad de actividades con personas locales de tu ciudad de destino. Es una forma de conocer las costumbres y realidades de una ciudad lejos de visitar los típicos reclamos turísticos.  Puedes registrarte como el proveedor de la experiencia o el demandante de la misma.  ¡Olvídate de las encorsetadas rutas de las agencias tradicionales y vive las ciudades de una forma inolvidable!

consumo colaborativo experiencias

Gastronomía 

En portales como Socialeaters o Eatwith puedes encontrar multitud de personas por toda la geografía que ofrecen menús para todos los bolsillos. Además de vivir una experiencia totalmente novedosa, conocerás a personas que te asesorarán sobre la ciudad que estás visitando y disfrutarás de los platos tradicionales de dicha localidad. La finalidad suele estar vinculada con el turismo debido a estos servicios complementarios, pero también te abrirán las puertas de su hogar aunque seas de la misma ciudad. Otra web altamente recomendable es Compartoplato, donde puedes encontrar comida que tus vecinos están compartiendo para comprar una porción a precios realmente económicos. Y si eres de los que suele pasarse con la cantidad al cocinar, también podría ser una solución para dar salida al exceso de comida que tienes en casa.

Transporte

Piensa en un día cualquiera en el que te diriges al trabajo y la cantidad de coches que colapsan la ciudad. En muchos casos, sólo viaja un ocupante. ¿No sería más lógico y responsable llenar todas las plazas con personas que se dirigen a un mismo destino? De esta forma, reducimos la contaminación y compartimos gastos. Plataformas como Blablacar o Carpooling ofrecen la posibilidad de conectar a conductores y pasajeros que desean realizar el mismo trayecto.

Otra aplicación que puede sacarte de un apuro es Uber. Si necesitas desplazarte dentro de la ciudad de forma urgente, Uber detecta tu ubicación con el GPS y te conecta con el conductor más cercano. Te envía el nombre del conductor y sus credenciales, así como un presupuesto del trayecto que quieres realizar. Por último, no es necesario que lleves efectivo encima pues te cargarán la tarifa directamente a tu tarjeta de crédito.

Y si sueles viajar en tren, utiliza Compartetren para ponerte en contacto con otras personas que están buscando el mismo horario y destino que tú, con el fin de completar una mesa del AVE y obtener un transporte más económico.

Mascotas

¿Necesitas irte de viaje y no sabes donde dejar a tu perro? ¿No quieres una residencia canina? En Gudog encontrarás cuidadores con experiencia y la atención 24 horas que no te puede ofrecer una residencia. También podrás dejar a tu mascota durante unas horas a modo de guardería sino te gusta dejarlo solo mientras estás fuera. Otras páginas que ofrecen servicios similares son Dogaboo o Hostaldog.

Idiomas

Páginas web como Mingles o Meet2Talk te ofrecen la posibilidad de mejorar tu nivel de idiomas gastando lo mínimo. En la primera opción puedes practicar tu conversación en una cafetería con otras 5 personas y un profesor durante una hora por 10 euros, incluyendo una consumición. Se propone un tema y mejoras la comunicación de otra lengua al mismo tiempo que conoces gente con las mismas inquietudes que tú. En Meet2Talk la diferencia es que las conversaciones se desarrollan en parejas, de tal forma que tu te registras en la web y detallas qué idioma quieres aprender. Después, conectas con otra persona de tu ciudad que puede enseñarlo y disfrutáis de enriquecedoras charlas.

conversacion ingles

Financiación

A estas alturas seguro que conoces el término crowdfunding. Si eres de los despistados, es una forma de financiación en masa que permite la recaudación de dinero a través de la red para desarrollar iniciativas empresariales, culturales o incluso políticas. Existen multitud de plataformas que publican diferentes proyectos para que los usuarios de Internet realicen las donaciones que consideren oportunas. Si quieres conocer más a fondo el crowfunding o micromecenazgo, pásate por Universocrowdfunding o Crowdacy. Dentro de nuestras fronteras, la web líder es Lanzanos. En Estados Unidos, uno de los países donde más éxito tiene esta herramienta de financiación, las plataformas más conocidas son Indiegogo y Kickstarter.

Otra alternativa para financiarte es los préstamos entre particulares. Debido a la nula credibilidad que transmiten la mayoría de los bancos en la actualidad, han surgido ideas para financiarse sin necesidad de recurrir a ellos. Páginas como Comunitae te dan la posibilidad de obtener un préstamo en las mejores condiciones y un estudio de tu solicitud en tiempo récord. En este caso, la plataforma se encargará de valorar tus características como solicitante para valorar si concederte un préstamo es seguro. Otras webs que ofrecen servicios financieros colaborativos son LoanBook o Arboribus, especializadas en financiación de particulares para pymes.

Coworking

Otro de los términos que se han puesto de moda últimamente. La crisis ha obligado a algunas empresas a replantearse su formato de negocio y ahorrarse el coste de poseer un establecimiento físico, optando por trabajar en espacios de coworking. Son grandes oficinas donde podemos encontrar empleados de múltiples ramas compartiendo gastos y desarrollando su labor de una forma más rentable. Puedes encontrar un directorio de este tipo de espacios en España a través de CoWorkingSpain, donde los propietarios de los locales ponen a disposición de cualquier empresa todo lo necesario para trabajar.

coworking

Moda

Si quieres conseguir ropa de segunda mano o ganarte un dinerito extra con aquellas prendas que has dejado de utilizar, hay numerosas webs que podrían ser de tu interés. Visita Chicfy o MilModelitos para encontrar todo tipo de ropa, complementos y calzado al mejor precio.  También hay portales que se centran en la ropa de los más pequeños. Pásate por Percentil o Grownies para intercambiar la ropa de tus hijos y ahorrar de forma inteligente.

Cultura

Comparte los libros que ya has utilizado y sírvete de aquellos que deseas en Bookmooch o Bookcrossing. Si quieres ahorrar en la vuelta al cole de tus hijos, TruequeBook te será de gran ayuda. Para ver películas de forma legal a través de Internet, los portales más conocidos en nuestro país son Wuaki.Tv y Filmin. Porque la cultura no está reñida con el ahorro, el consumo colaborativo te da la posibilidad de compartir a través de Internet.

intercambiar librosHasta aquí llega nuestro acercamiento al consumo colaborativo. Al tratarse de toda una economía emergente, resulta inabarcable en un solo post, pero te hemos dado las claves para comprender este movimiento. Si te ha gustado, te animamos a practicarlo para disfrutar de las ventajas personalmente. En muchos casos, la única barrera es el miedo y si te lanzas a operar en cualquiera de las plataformas que te hemos recomendado, comprobarás los múltiples esfuerzos que se realizan en materia de seguridad. Después de la primera experiencia, ¡No lo podrás dejar!

Para finalizar, recuerda pasarte por el blog de Codigodedescuentos para estar al tanto de las últimas novedades y consejos para comprar por Internet. Además, no olvides visitar nuestra guía de trucos para ahorrar. Y nos puedes encontrar en redes sociales como Facebook, Twitter, YoutubeGooglePlus.

Últimos comentarios

  1. Billetes AVE baratos