¿Cómo calcular los gastos mensuales?

Dicen que una persona es millonaria cuando no sabe la cantidad de dinero que tiene en su cuenta bancaria y no se preocupa por ello. Tristemente no es nuestro caso, ni el de gran parte de las familias españolas, por lo que queremos compartir algunos consejos relacionados con el ahorro. Para tratar de acumular un dinerito extra al mes, el primer paso es conocer de forma detallada cuáles son nuestros gastos mensuales. Te vamos a dar las claves para reducir al máximo el número de imprevistos en tu economía familiar. ¿No te lo crees? ¡Pues continúa leyendo!

ahorra en tus gastos mensuales

Realiza un análisis de tus gastos fijos mensuales

Tener conciencia de los gastos fijos de cada mes es un factor clave para mejorar la economía doméstica. Realizando un repaso a tus facturas y tickets de compra, comprobarás que existen numerosas partidas que reducen tu renta disponible para gestionar el día a día. Respecto a los gastos más habituales podemos encontrar la luz, el agua, la gasolina, alimentación…cada mes te exprimen un poco más.

Por si fuera poco, también te aconsejamos que incluyas aquellos gastos cuyo pago no es periódico como los seguros, la educación o ciertos impuestos. En este caso, te recomendamos que incluyas la parte proporcional de cada uno de ellos en tu análisis, de tal forma que no se te escape nada. Obviamente debes controlar cuándo te pasarán este tipo de gastos (un Excel anual con las fechas y el concepto te ahorrará sustos) pero si vas teniendo en cuenta el importe mes a mes, afrontarás estos “palos” con mayor seguridad. Y es que, la ecuación es bien sencilla: a mayor control, mayor seguridad, mayor estabilidad económica.

Tu misión es minimizar minimizar el número de imprevistos al año. Quédate con esta idea, los gastos inesperados tienen que ser eso, inesperados. Infórmate sobre las fechas de los pagos y repasa los cambios que puedan suceder en algunos impuestos (Si un impuesto pasa de ser trimestral a mensual, si ha aumentado su cuantía…) y actualiza tu base de datos. Si eres constante y cuidadoso, estarás preparado para afrontar verdaderos imprevistos como la renovación de tu frigorífico o una multa de tráfico.

Elabora tu propia cuenta de gastos

Una vez has añadidos todos los gastos mensuales y prorrateados aquellos que tienen una periodicidad distinta, es momento de elaborar una lista y sumar los importes. El resultado es la cifra contra la que vas a tener que luchar mes a mes para reducirla céntimo a céntimo. Tenemos armas para ahorrar, no te preocupes.

Para que tengas una idea los gastos más comunes que forman esta lista, adjuntamos el promedio de gastos mensuales por hogar español medio (padre,madre y un hijo) elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Es muy probable que te sientas identificado/a, por lo que toma nota:

Promedio de gastos mensuales por hogar español medio (Fuente OCU)
Comida/alimentación (en casa y fuera):438€
Vivienda (Hipoteca/alquiler):353€
Servicios (electricidad, gas, agua, teléfono, Internet…):227€
Seguros (salud, coche, hogar…):123€
Transporte (gasolina, abonos…):115€
Educación (colegio, guardería, actividades…):81€
Higiene y cuidado personal:63€
Otros: 373€
TOTAL: 1773€

Aquí tenemos la cantidad media que debemos afrontar todas las familias españolas. Nuestro consejo es que trates de afinar más cada partida, ya que desglosar los gastos te facilitará detectar dónde están las desviaciones más peligrosas en tu economía. Por ejemplo, deberías dividir los seguros en diferentes conceptos (hogar, coche, salud…) o en caso de tener dos coches en la unidad familiar, distinguir el coste que supone cada uno de ellos.

Gastos mensuales

Ya tenemos nuestra lista perfectamente confeccionada pero realmente el total resultante no significa nada por sí mismo. El verdadero interés reside en compararlo con nuestros ingresos mensuales. En función de los rendimientos económicos obtenidos, 1773€ puede ser una losa financiera o una cantidad perfectamente asumible que nos permita afrontar nuevas inversiones. Por ello, es momento de valorar la gravedad de la situación.

Compara con tus ingresos familiares

Reunidas las fuentes de ingresos en tu hogar (esto te va a costar menos tiempo y esfuerzo, desafortunadamente) nos podemos encontrar ante tres claras situaciones. En ninguna de ellas podemos relajarnos y nuestra predisposición debe estar orientada al ahorro siempre. Vamos a ver qué estrategia tomar en cada caso:

GASTOS>INGRESOS: Estás en serios problemas. Pongamos que tus ingresos no superan los 1.500€ mensuales y los gastos se elevan hasta los 1.773€. Es la situación que requiere medidas más urgentes, debido a que el riesgo de impagos puede generar gastos adicionales por demora en las facturas o embargos en el peor de los casos. Para evitar caer en una situación de endeudamiento continuada, debes eliminar cualquier gasto superfluo y comenzar a reducir el importe de cada partida. Como consejo general, no pidas un préstamo para pagar una factura. Existen muchas otras medidas que puedes utilizar que puedes encontrar en nuestra guía de trucos para ahorrar.

GASTOS=INGRESOS: Sigues estando en problemas. Tu nómina ronda la cuantía de gastos mensual, tu situación no es mucho más saludable que el anterior caso. Imagina que viene algún gasto inesperado (que tarde o temprano, vendrán) y debes afrontar un pago que no entraba en tus planes. Se trata de una situación especialmente peligrosa en el sentido que las familias suelen dedicarse a vivir para llegar a fin de mes y no valoran la posibilidad de que cualquier coste extra puede poner en riesgo la estabilidad económica. Según el estudio de la OCU, los hogares españoles suelen recortar en ocio y entretenimiento, olvidarse de las vacaciones o buscar formas de transporte más económicas.

INGRESOS> GASTOS: Te toca ahorrar e invertir. Si eres de los afortunados a los que les sobra dinero a fin de mes, no lo dejes acumulándose en tu cuenta corriente. En caso de que vengas de una situación más dificultosa, lo primero que te recomendamos es que recuperes tus momentos de ocio o entretenimiento, con el fin de recuperar la calidad de vida que mereces. Después, dedica una parte de tu dinero a imprevistos para poder responder sin incurrir en ningún problema financiero. Por último, destina una cantidad del efectivo al ahorro y la rentabilidad. Es necesario que pongas el dinero en funcionamiento y para ello existen numerosos instrumentos financieros que pueden proveerte de un atractivo interés. Si estás interesado en esta enriquecedora solución, echa un vistazo a nuestro post sobre ahorro e inversión.

Ahorra en cada partida

Como hemos dicho, en ningún momento podemos relajarnos y siempre hay margen de mejora. Reducir el importe de cada partida doméstica es una práctica recomendable para todos, ya que las consecuencias están orientadas a tu calidad de vida y la de los tuyos. Por eso, queremos darte un consejo para cada gasto de los que hemos delimitado antes. Sólo es un aperitivo de una batería de trucos y consejos que puedes encontrar expuestos de forma detallada en nuestra guía de trucos para ahorrar. Para acceder a cada post individualmente, sólo tienes que pinchar en cada partida. ¡A por ellos!

Comida/Alimentación: Realiza tu compra semanal cuando no tengas hambre, siempre evitando las horas punta. Revisa el precio unitario del producto cuando se presenten en packs ahorro (no siempre son rentables) y vigila la fecha de caducidad para no desperdiciar nada.

Vivienda: Si estás pensando en cambiar de piso, tendrás que llevar a cabo numerosas gestiones con notarías, asesorías o agencias inmobiliarias. Puedes ahorrarte una buena cantidad de dinero prescindiendo de este tipo de servicios y haciendo las cosas por tí mismo. Te aseguramos que son trámites que puedes hacer a coste 0.

Servicios: Ya sea tu tarifa de electricidad, teléfono fijo/móvil o Internet, no firmes ningún contrato que incluya un compromiso de permanencia. Los precios de este tipo de mercados cambian de forma continua, normalmente ajustándose a la baja. El acceso al mercado de compañías low-cost te ofrece la posibilidad de acceder a planes de tarifas con los que ahorrar gran cantidad de dinero. Si firmas un contrato de permanencia, perderás flexibilidad para darte de baja en caso de que tengas que eliminar gastos o hayas encontrado una tarifa más barata.

Seguros: Utiliza comparadores online como Rastreator o Acierto para valorar las diferentes ofertas que te ofrecen las aseguradoras. Es la mejor forma para comparar el precio y las coberturas que incluyen en sus servicios, por lo que es una herramienta básica para elaborar un ranking de tus alternativas preferidas para estudiarlas a fondo después.

Transporte: Analiza cuáles son los recorridos que realizas por la ciudad diariamente para trazar rutas que te permitan usar transporte público. En caso afirmativo, haz un estudio del número de viajes que necesitas y plantéate sacarte un abono por el mayor tiempo posible. Si no hay combinación posible, puedes ahorrar utilizando la bicicleta. Te olvidarás del agobio del autobús o el metro y te pondrás en forma haciendo ejercicio.

Educación: Es posible ahorrar en esta partida sin que tu formación o la de tus propios hijos se vea resentida. Sólo es necesario una buena planificación, inculcar valores de esfuerzo y valorar la posibilidad de aprender de forma autodidacta. No pagues por aquello que puedes aprender por tí mismo.

Higiene: Para reducir el gasto en tu cuidado personal te traemos algunas tiendas con las que ahorrar en tus compras. Puedes encontrar precios rebajados en productos de cosmética en Tudespensa.com y en la sección de salud y cuidado personal de Amazon. Si estás pensando en cambiar tu afeitadora, depiladora o cualquier otro equipamiento relacionado con el cuidado de tu cuerpo, la mejor opción es Redcoon.

Ahorrar gastos mensuales

Nos despedimos recordándote que el control es un requisito para el ahorro y que la clave es mantener estas prácticas a largo plazo, con el ánimo de mejorar cada día. No olvides visitar nuestro blog de Codigodedescuentos.com si quieres aprovecharte de los mejores cupones de descuento y síguenos en redes sociales como Facebook, Twitter, Youtube o GooglePlus.

Compartir esto en: