Cómo comprar por Internet de forma segura

El canal online es una oportunidad para comprar todo tipo de bienes y realizar reservas para múltiples servicios. Se trata de un universo en crecimiento donde adquirir cualquier cosa que se te pase por la cabeza. Además de la disponibilidad 24 horas, la comodidad de acceder desde tu hogar y la variedad de artículos que encontrarás, se están realizando esfuerzos para dotar al canal e-commerce de la seguridad y la confianza que prestan las tiendas físicas. Eso sí, comprar por Internet conlleva ciertos riesgos que un consumidor inexperto en este campo desconoce.  Por ello hemos llevado a cabo esta guía para comprar online, donde podrás encontrar útiles consejos para aplicar en cada etapa del proceso de compra. Comenzando por tus derechos como consumidor online, conocerás las particularidades de este canal y los problemas que puedes encontrar si no tomas tus decisiones de forma responsable.

comprar online

¿Cuáles son mis derechos como comprador?

Para poder defender nuestros derechos, el primer paso es conocerlos. En muchas ocasiones aceptamos ciertos abusos por el simple hecho de desconocer que existen leyes que nos proporcionan seguridad al comprar por Internet. Para no marearte con artículos y cláusulas, te mostramos tus derechos por puntos:

  • Estar informado: Cada tienda online está obligada a transmitir a sus clientes de forma comprensible cuál es su personalidad jurídica y qué productos vende. Además ha de informar sobre las formas de pago, los plazos de envío y los gastos de transporte. Tampoco debe faltar información referente a los trámites de devolución.
  • Desistimiento: Una de las claves del comprador online es que la ley ampara la posibilidad de devolver el producto en los siguientes 14 días naturales a la compra sin penalización alguna. Existen algunas excepciones que contempla la ley y que la tienda online debe recoger en las condiciones de venta si considera que puede acogerse a alguna de ellas. En caso de ejercer este derecho, el comerciante tiene hasta 30 días para devolverte el importe de la compra. Si este plazo no es cumplido, podrás exigir el doble el pago realizado.
  • El producto, tal y como lo acordaste: El vendedor deberá responder ante cualquier alteración del producto que compraste y que no ha llegado a tu domicilio en las condiciones que habías pactado.
  • Reparación y sustitución: Ante la situación anterior, el vendedor debe soportar los gastos derivados de reenviarte el producto en condiciones óptimas de uso.
  • Garantía: La ley establece un plazo general de dos años desde que ejecutaste la compra.
  • Servicio técnico: Tienes derecho al servicio de reparaciones y la existencia de repuestos para el producto adquirido en un plazo mínimo de 5 años, empezando a contar desde que el producto en cuestión dejó de fabricarse.

A lo largo de este post ampliaremos información de estos derechos para que te sientas más seguro a la hora de comprar por Internet. Con el fin de que compres con todas las garantías, vamos a darte consejos paso por paso, desde que entras a la tienda online hasta que te preguntas cómo funciona el servicio post venta.

 Comprar seguro en Internet

El primer paso: Qué comprar por Internet

Antes de empezar a comentar las dificultades que puedes encontrarte en el proceso de compra, nos gustaría hacerte una recomendación referente a los artículos más adecuados para utilizar este canal. Comprar a través de Internet es una opción ideal para artículos pequeños como unas zapatillas, un reloj, un móvil…incluso para reservar un viaje. No obstante, adquirir electrodomésticos como una nevera o un aire acondicionado conlleva ciertos riesgos, ya que son bienes que conllevan una instalación compleja unido a un mantenimiento periódico de su estado. En este caso, no te recomendaríamos utilizar el canal e-commerce. Si estás dispuesto a arriesgarte, escoge siempre la marca líder del sector y sitúa la garantía como tu máxima prioridad en tu elección. Eso sí, debes saber que en caso de avería puede haber problemas para devolver el aparato por lo que te recomendamos apostar por la tienda física.

Consultar si existe servicio técnico para la marca del producto a comprar cercana a tu domicilio, ya que siempre será mejor tanto poder llevar el producto a reparar o para que se desplacen al domicilio, así como para ser atendido. De lo contrario, el cliente se puede sentir completamente desprotegido, si el vendedor online y el fabricante, no le ofrecen ningún tipo de soporte técnico o servicio ante a una incidencia con posterioridad a su compra.

¿El vendedor es de fiar?

Una vez hemos reflexionado sobre el artículo que vamos a comprar, toca navegar por Internet para encontrar las diferentes tiendas que ofrecen el producto que deseas. Si ya has localizado un abanico de opciones, te aconsejamos que estudies con detenimiento las credenciales del sitio web. Algunos datos que aportarán fiabilidad a la tienda son:

  • Vendedor registrado legalmente en España con residencia en nuestro país.
  • Medios que permitan la comunicación ágil y directa con el vendedor: correo electrónico, teléfono, presencia en redes sociales…cuanta mayor sea su exposición a dialogar a través de cualquier canal, más credibilidad te transmitirá.
  • Disposición de las condiciones generales de venta de forma visible en la web. Si están a golpe de clic en la web principal, mejor. Allí podrás encontrar los datos legales y las cláusulas referentes a los términos generales de una compra. En caso de que te cueste encontrar esta información, elimina esta página web como opción para comprar.
  • Comprobar los datos: Existen herramientas realmente útiles para comprobar la veracidad de los datos legales de la empresa y evitar cualquier atisbo de fraude. Puedes utilizar buscadores de empresas como www.e-informa.com.

Estudiar las ofertas de cada tienda

Un momento clave en el proceso de compra es valorar las ofertas pertenecientes a las diferentes tiendas. En Internet no puedes interaccionar de forma continua con el vendedor, por lo que debes analizar toda la información referente al artículo y las condiciones que le rodean. Especialmente, asegúrate de que tu pedido incluye:

  • Una detallada descripción del producto y la presencia de todos los complementos necesarios para su utilización en el envase.
  • Un libro de instrucciones en tu idioma, en caso de que el artículo sea de carácter tecnológico y requiera de una instalación o montaje.
  • Información sobre repuestos o complementos adicionales que podrías necesitar en el futuro, así como la disponibilidad y el precio. Piensa en la utilización de tu compra en el largo plazo. Aunque pueda parecerte barato, si solicitar los repuestos te sale por un ojo de la cara, habrá sido una compra inadecuada.
  • Características de la venta como el precio, los gastos de transporte, las formas de pago disponibles, los plazos de entrega y en caso de tratarse de un artículo en rebajas, deberían incluir el periodo de descuento.

Las condiciones de venta

Anteriormente habíamos comentado la presencia de las condiciones de venta como uno de nuestros medidores de fiabilidad de una tienda online. Pues bien, si el artículo elegido reúne la información expresada en el anterior punto y estamos conformes, hay que echar otro vistazo a las condiciones de venta. ¿Por qué tanta precaución? Pues porque el hecho de confirmar el pedido es sinónimo de aceptar todas las condiciones que el vendedor adjunta en su web. Imagínate que al llegar el artículo a casa, hay un recargo en la factura por haber comprado con tarjeta de crédito. Tratas de reclamar y el vendedor te remite a las condiciones de venta, donde explica los cargos en las formas de pago. Siempre que no haya incluido términos contrarios a la ley vigente, tendrás todas las de perder. Por esto y otros mil casos similares, es muy aconsejable leerse las condiciones.

Es cierto que suelen ser tediosos documentos legales, por eso te apuntamos donde tienes que centrar tu atención:

  • Garantía del producto por parte del vendedor.
  • Plazo de desistimiento actualizado (recuerda, tienes 14 días naturales).
  • Envíos publicitarios posteriores.
  • Uso de tus datos personales.
  • Número de teléfono de atención al cliente para dudas. Ojo con los que llevan recargo, 803, 806 y 807.

El momento de confirmar el pedido

El proceso de compra está llegando a su fin y simplemente tienes que dar un clic más para confirmar tu pedido. ¿Qué tal si antes nos guardamos las espaldas? Antes de pulsar el botón que trae consigo una obligación de pago, te recomendamos imprimir algunos contenidos que podrían ser de utilidad en caso de que el pedido no reúna las condiciones acordadas. Concretamente, deberías guardar en formato papel la ficha del producto con las características de compra y las condiciones generales de venta. Pongamos el caso que después de realizar el pedido, el vendedor ha modificado sus gastos de transporte y los incluye en tu factura. Si tienes documentos que confirman que los portes son incorrectos, no tendrás problema en reclamar. Una vez protegidos, es momento de elegir la forma de pago. Toma nota de nuestras recomendaciones:

formas de pago

Contrareembolso: En principio se trata del método más seguro porque pagarás el importe del artículo adquirido al mensajero que te lo lleve a casa. Especialmente recomendado cuando la tienda no te ofrece la máxima confianza y tienes dudas sobre la ejecución del envío. Cuando tienes el producto en tus manos, lo pagas.

Paypal: Otra herramienta que aporta tranquilidad al cliente es la cuenta PayPal, ya que no tienes que dar los datos referentes a tu cuenta bancaria habitual. Sólo tendrás que abrirte esta cuenta, que funciona como una cuenta bancaria de Internet donde podrás ir traspasando el saldo que desees para tus compras online. Es un modelo muy extendido desde el boom de las subastas en ebay. Además, esta plataforma cuenta con un centro de reclamaciones en caso de problemas que suele dar la razón al cliente.

Tarjeta de crédito: Tendrás que introducir tu número de cuenta bancario, pero a cambio tienes más posibilidades de que te devuelvan el dinero si el producto no ha llegado o ha sido entregado en malas condiciones. Es un método que brinda más derechos como consumidor, pero antes de usarlo te recomendamos instalar un buen antivirus a tu ordenador para evitarte fraudes en Internet. Te recomendamos que compres cualquiera de estos antivirus: Kaspersky, Zonealarm, Pandasecurity, Bitdefender, Avira, Bullguard y Mcafee No obstante, suelen ser casos puntuales y el canal online es un medio seguro para comprar, sólo tienes que elegir tiendas de confianza a partir de los consejos que te hemos dado.

Tarjetas prepago para comprar por Internet: Es una opción muy útil para aquellos que se muestran reticentes a dar nuestro número de cuenta. Si solicitas al banco esta modalidad, podrás comprar con total tranquilidad y tendrás un control total del gasto, ya que tendrás que recargar el saldo con la cantidad que quieras gastarte. Además, son tarjetas virtuales, por lo que no tendrás que preocuparte ni de llevarla en la cartera.

Transferencia bancaria a cuenta del vendedor: Es otra forma de evitarte dar tus números de la tarjeta de crédito/débito o de la cuenta corriente, ya que realizas un abono a la cuenta del vendedor. Eso sí, vas a encontrarte con problemas para gestionar devoluciones totales o parciales del importe en caso de que tu pedido no sea el deseado.

Si ya te has decidido por el método que más se ajusta a ti, estás listo para confirmar tu pedido. Repasa las casillas relativas a publicidad e imprime el resumen de compra. Es otro documento que te aportará tranquilidad si lo tienes guardado a buen recaudo.

La recepción del pedido

Recepcion pedido

El repartidor llama a tu puerta y sólo quieres empezar a disfrutar de tu producto. Tranquilo, dedica algo de tiempo a comprobar ciertos aspectos para ahorrarte disgustos posteriores:

El remitente del paquete: Deben figurar los datos de la empresa con la que acordaste la venta. Si no coinciden, no recojas el paquete. Imagina que hay algún problema después, ¿A quién vas a reclamar?

Tú eres el destinatario: Asegúrate que tu nombre figura en el paquete. En caso de que sea otra persona, rechaza el paquete aunque parezca que pudiera contener aquello que deseas. El otro comprador acabará reclamando su pedido, por lo que ahórrate las molestias.

Abrir el paquete: Otro paso importante. Ten cuidado a la hora de quitar precintos y embalajes por si tuvieras que realizar una devolución. Por supuesto no tires ningún elemento de protección del contenido y guárdalo hasta que estés seguro del correcto funcionamiento del mismo.

Haz inventario y úsalo: Con la lista de elementos que prometía la tienda online presente, comprueba uno por uno que están en tu poder. Si están todos los complementos y documentos que esperabas, pruébalo. Es conveniente que uses todas las posibilidades que tiene el producto (especialmente bienes tecnológicos), para comprobar que todo está correcto.

Si el artículo adquirido cumple con todos nuestros requisitos, hasta aquí llegaría el proceso de compra online. Seguro que no tienes ningún problema, pero por si acaso vamos a contarte algunas situaciones en las que las cosas no salen como queremos. ¿Qué hacemos si…?

compras online devolucion

Me han cobrado un importe diferente al acordado

Especialmente si has elegido pagar con tarjeta de crédito o cualquier otra herramienta que obligue a introducir tus datos bancarios, estás incurriendo en un riesgo. Si estamos ante una empresa que no hace bien su trabajo, podrían cargarte un importe mayor al acordado. El banco va a aceptar cualquier cantidad (dentro de la lógica) que ordene el comerciante y después te notificará el cargo. Ahora tú puedes rechazar ese cargo si no estás conforme. Pero es importante que lo hagas cuanto antes y por la cantidad total. Después avisa al vendedor y si vuelve a equivocarse, puedes ordenar al banco que rechace cualquier cobro ordenado por dicha empresa.

El producto no cubre mis necesidades

Hay algunas situaciones que pueden ocasionar que no te guste el producto: una compra impulsiva, expectativas no satisfechas, publicidad engañosa…el caso es que te gustaría devolverlo. En este caso, recuerda que la ley fija un plazo de desistimiento de 14 días naturales, donde podrás revocar tu compra sin tener que dar explicaciones. Deberás comunicar tu decisión de desistimiento al empresario, y para ello te aconsejamos que emplees los documentos habilitados para ello que puedes encontrar en el anexo A del BOE. Una vez notificado, el vendedor tiene 14 días para devolver el importe del producto. En caso de demora, puedes exigir que pague el doble del importe.

El producto no funciona bien

Si el producto que ha llegado a tu casa es defectuoso, contacta con el vendedor para informarle de los desperfectos manifiestos y hazle saber tu intención de devolverlo. Después, prepara el paquete incluyendo todos los envoltorios y precintos que traía en el envío original. El vendedor deberá cargar con los gastos derivados de la sustitución o reparación el producto. Y recuerda, siempre puedes tirar de la opción del desistimiento si actúas en los 14 primeros días de la recepción de tu pedido.

Sospecho que el transporte ha estropeado el producto

Si presenta golpes, fallos en la forma, marcas de agua, suciedad o cualquier detalle que vulnere el estado óptimo del paquete y ponga en peligro las facultades del contenido, no te lo pienses: recházalo. Has pagado por un producto en perfectas condiciones y no debes conformarte con menos. Después, ponte en contacto con el vendedor y cuéntale el problema, ya verás como programa un nuevo envío.

La instalación me está dando problemas

Lo mejor es evitar comprar artículos que quieran de una puesta a punto o instalación, como te hemos dicho antes. Si has decidido arriesgarte, asegúrate de que el paquete incluye instrucciones en tu idioma para evitarte problemas. Infórmate sobre las condiciones de garantía y la posibilidad de que el vendedor envíe un técnico que realice la instalación. Aunque puedan cobrarte un suplemento, es preferible a realizar una instalación defectuosa o que presente problemas y por la que luego no puedas reclamar la devolución del artículo o el importe de la compra.

No es el producto que pedí

En primer lugar, repasa toda la documentación referente al pedido: los datos del paquete, la factura, las copias de la página web…el error está escondido entre esos datos. Si te has dado cuenta de que tú has sido el causante del error al introducir cualquier campo en el proceso de compra, no desesperes. Puedes hacer uso del derecho de desistimiento y volver a realizar el pedido que deseas. Si te has asegurado que no tienes nada que ver, ponte en contacto con el vendedor y haz que lo solucione sin cargarte ningún gasto adicional. Tú no eres responsable del problema y debes exigir una resolución gratuita.

Faltan elementos o documentación en el pedido

Si has olvidado realizar el chequeo del pedido y a posteriori te das cuenta de que se han olvidado de algún complemento, instrucciones o documentación referente al artículo, trata de hablar con el vendedor para que realice el envío de la pieza faltante a coste cero. Una empresa de garantías debería cumplir con las condiciones de cada compra y en caso de error, subsanarlo con todas las facilidades para el consumidor. En caso de que te ponga pegas, el camino más corto vuelve a ser el desistimiento. Recuerda que es un derecho legal y puedes hacer uso de él en cualquier situación.

inventario pedido

Estos son los problemas más comunes que puedes encontrar a la hora de realizar tu pedido. Para tratar de resumir todas nuestras recomendaciones, quédate con la idea de que apostar por una tienda online conocida y con un servicio contrastado va a favorecer realizar tu pedido con éxito. Además, ten siempre presente que la ley ampara tus derechos como consumidor y que el plazo de desistimiento es tu herramienta más útil. Desde Codigodedescuentos.com sólo nos queda recordarte que si estás pensando en realizar una compra online, puedes aprovecharte de nuestros descuentos y códigos promocionales para cientos de tiendas de todas las categorías. Si quieres estar al tanto de todas nuestras novedades, sólo tienes que visitar nuestro blog o seguirnos en las redes sociales. Estamos presentes en Facebook, Twitter, Youtube y GooglePlus.

Compartir esto en: