Cómo reducir tu gasto semanal en alimentación

Si crees que no administras bien tu compra semanal y no sabes cómo reducir el ticket del supermercado, en este post vas a encontrar consejos que te ayudarán a llenar la cesta de la compra de forma responsable. Además, te ayudamos a reducir el gasto si estás obligado a comer fuera de casa por cuestiones de trabajo o estudios. Sigue nuestras pautas de consumo y conseguirás ahorrar en alimentación.

Ahorrar-alimentacion

Consejos para la compra semanal

La finalidad de este apartado es darte las claves para minimizar el gasto y ser más productivos en una compra tan frecuente. Como podrás comprobar, despilfarramos mucho dinero que podríamos destinar a otras partidas más importantes. ¡Toma nota!

Los preparativos

  • Planificación: Programar el menú semanal te ahorra tiempo y dinero. Si compras diariamente, te será mucho más difícil llevar un control de los gastos. Piensa en lo que vas a preparar para desayunar, comer y cenar cada día. Para comprar la cantidad exacta, repasa el número de comensales en cada comida. Una vez tienes esto claro, marca una cifra orientativa del presupuesto semanal que te gustaría dedicar a la compra. Desagrega cada plato pensado en los ingredientes necesarios y su cantidad, de tal forma que nunca te falte ni te sobre de nada. Sencillo, ¿No? Si está claro, dirígete a la despensa.
  • Hacer inventario: El segundo paso es repasar el género disponible en los armarios de la cocina y en la nevera. Esto perfilará tu compra, centrándote en los ingredientes que necesitarás durante la semana. Asegúrate de la caducidad de los productos perecederos y tíralos en caso de que se encuentren en mal estado.
  • La lista de la compra: Esta clásica herramienta es la más importante de todas si la sigues al pie de la letra. Anota los productos que debes comprar acompañados de la cantidad que requieres de cada uno de ellos. Simplemente con limitarte a llenar el carro con los productos de la lista notarás un descenso en el importe de la compra. Pero sigamos ahorrando.
  • Diversificación: Comprar todo lo que necesitamos en el mismo establecimiento puede ser cómodo pero no favorece una conducta ahorradora. Repasa los folletos y promociones de los supermercados que tengas más a mano para identificar qué productos son más interesantes para ti. Esto es algo subjetivo, ya que la capacidad económica de cada persona o los gustos gastronómicos marcarán tus preferencias.
  • Llevar bolsas de plástico: En este sentido no ahorrarás una gran cantidad pero cada céntimo cuenta. Además, ayudarás al cuidado del medio ambiente. Para favorecer esta práctica puedes comprar unas bolsas que podrás reutilizar todas las veces que quieras. ¡Acuérdate de cogerlas!

Comprar por Internet, una práctica alternativa

Comprar a través de las tiendas online te ayudará a adquirir sólo los productos que necesites, evitando las compras impulsivas propias de los supermercados físicos.
Además, resulta muy cómo realizar pedidos semanales o incluso mensuales, ya que te lo llevarán a tu domicilio y no te tendrás que preocupar por nada más. Es muy habitual encontrar grandes cadenas de supermercados que ofrecen esta posibilidad, incluyendo productos de marca y referencias de su marca blanca.
Otras tiendas más pequeñas que pueden resultarte interesantes en este aspecto son Uvinum, EnterBio, Tudespensa y Buyfresco. Puedes encontrar otras tiendas siguiendo este enlace y conseguir descuentos promocionales para Uvinum, EnterBio, Tudespensa y Buyfresco.
Alimentacion internet

¿Cuándo ir a comprar?

Principalmente, cuando no tengas hambre. Te puede parecer una broma, pero visitar el supermercado con el estómago vacío va a llenar el carrito y tirarás por tierra todo el trabajo de planificación realizado previamente. Si vas con apetito no podrás resistirte a comprar productos que no necesitas. Y no sólo eso, que no forman parte de la dieta mediterránea precisamente. Chucherías, aperitivos, dulces industriales…es mejor evitar la tentación y harás un favor a tu salud y a tu bolsillo.

Una vez superado el tema de la gula, vas a comprar más pausadamente y te va a resultar una experiencia más agradable si esquivas las horas punta. Nosotros te recomendamos ir al supermercado al medio día o a última hora antes del cierre, momento en el que están prácticamente desiertos y puedes analizar tus compras tranquilamente. Evita la tarde del sábado, te tocará hacer filas kilométricas al pagar.

¿Solo o acompañado?

Aunque pueda parecerte algo antisocial…te sugerimos que vayas solo. Especialmente si tienes hijos, es mejor que los dejes en casa. Los niños son uno de los principales objetivos por parte de las grandes cadenas de alimentación, ya que pueden promover la compra impulsiva de productos que les entran por los ojos. Es muy común ver a los más pequeños pataleando por los pasillos, clamando por las galletas de su serie de dibujos animados favorita. Eso sí, pueden acompañarte a otros establecimientos como la pescadería o la frutería, donde dudo mucho que te pidan algo para comer. Respecto a ir con la pareja, también somos reticentes. Evidentemente no corremos el mismo peligro que en el caso anterior, pero complacer sus gustos puede tambalear tu lista de la compra.

Supermercado-niños

La tecnología es tu amiga

Podemos echar mano de la tecnología para facilitarnos la vida en la compra semanal. Hay cantidad de aplicaciones dispuestas a ayudarte en la lista de la compra. Conviértete en un consumidor 2.0 y abandona el lápiz y papel para siempre.

  • LiShop: Perfecta aplicación para anotar todo lo que tienes que comprar. Te permite configurar los artículos por categorías y seleccionar tus envases favoritos. Podrás marcar aquellos productos que ya hayas puesto en el carro con el fin de no olvidarte de nada. Por último, puedes compartir tu lista a través de mail, algo que puede ser muy útil si vives con otra persona.
  • Supertruper: Es una app similar a la anterior pero trae algunas útiles herramientas adicionales. En primer lugar, puedes organizar diferentes listas de la compra. Resulta práctico ya que no solemos comprar los mismos productos en verano que en invierno, por ejemplo. En segundo lugar, trae la función de lector de códigos de barras. En este caso, te recomendamos pasar el lector a los productos cuando se han acabado y automáticamente nos aparecerán en la lista de la compra que seleccionemos. Para finalizar, un punto a favor es el comparador de precios. Selecciona un producto y Supertruper te dirá el precio en función de cada supermercado, así como su evolución en el tiempo.
  • Food Planner: Como última recomendación, te sugerimos una herramienta para planificar las comidas semanales. Con Food Planner podrás organizar tus menús para toda la semana de forma sencilla y sincronizar tus recetas más habituales. Además, puedes usarla en tu Smartphone, tablet y a través de la página web, por lo que no tendrás excusas para seguir una de nuestras recomendaciones más importantes: programar tus menús de la semana.
  • Soysuper.com: Página web que te será de gran utilidad. Podrás hacer tu lista de la compra donde te venga mejor, compara los portales donde te sale más económico y el supermercado te la enviará a casa. ¡Así de simple!

Consejos en el supermercado

Ahorrar-supermercado

Es momento de entrar en el súper. Sin duda, es el momento clave para ahorrar en el presupuesto. Respira hondo, piensa dos veces lo que compras y evita la compra compulsiva. Y además…

  • Sigue un recorrido lógico: Nuestro consejo es que recorras la tienda de forma ordenada, pasillo por pasillo, echando al carro los productos de tu lista. De esta forma sólo pasarás una vez por cada sección y evitarás tentaciones sobre productos en oferta que realmente no necesitas.
  • Revisa el precio unitario del producto: Los envases ahorro pueden resultar engañosos en algunas ocasiones. A pesar de que te lo vendan como un tamaño familiar, es posible que sea más rentable adquirir envases más pequeños. La solución es comprobar el precio por kilo, por litro o por unidad. Ahí tienes la clave del ahorro.
  • Prueba las marcas blancas: No te queremos decir que llenes el carro de marcas de distribuidor. Puedes encontrar artículos que merezcan la pena pero en otros, sacrificarás demasiada calidad por el precio. Para ir descubriendo los mejores chollos de las marcas blancas, te sugerimos que vayas probando productos poco a poco, semana a semana. Si te gusta, lo añades a tu lista. Sino es de tu agrado, no repitas.
  • Analiza la cantidad que necesitas: No hay mejor opción para ser eficiente que comprar a granel. Si adquieres embutidos o legumbres en bandejas preparadas, cabe la posibilidad de que te lleves más cantidad de la deseada y tengas que acabar tirando comida.  Además, el género suele estar más fresco que en envases preparados.
  • Comprueba la fecha de caducidad: Vigila los productos caducados, es posible que los reponedores hayan olvidado retirarlos del lineal. Si están aptos para el consumo, también debes revisar la fecha. Por ejemplo, si el pan de molde formato familiar caduca en una semana y vives solo, ¿Crees que usarás cada rebanada? Piénsalo bien y repasa tu plan de menús semanal.

La importancia de la post-compra

Es tan importante haber comprado de forma responsable como hacer balance a posteriori. Siempre se puede ser más eficiente, por lo que es aconsejable detenerse unos minutos a analizar nuestro ticket de compra.

Revisar ticket

  • Mira el importe total: ¿Está cerca de nuestro presupuesto aproximado fijado previamente? Sí es así…¡Enhorabuena!. En caso contrario, repasa nuestros consejos y vuelve a intentarlo. No desesperes, sabemos que no es tan fácil como parece.
  • Revisa las cifras: Es posible que te hayan devuelto mal o te hayan cobrado algún artículo dos veces por error. También es muy común que no te hayan aplicado la oferta que tú habías visto en el lineal. Con tu ticket en mano, ir a reclamar es un derecho con el que también ahorrarás.
  • Agrupa el gasto por familias de alimentos: Es importante detectar por dónde se esfuma el mayor porcentaje de gasto en el presupuesto semanal. Si crees que está justificado, no hagas nada. Pero si crees que podrías ahorrar algo más utilizando alimentos sustitutivos, ¡Adelante! Por ejemplo, si comprobamos que el pescado fresco nos cuesta un dineral y no nos salva muchos menús, podría ser interesante probar el pescado congelado y comparar.
  • Anota los precios de los productos: Si estás en fase de prueba de supermercados y no te has decidido por las aplicaciones de móvil anteriormente expuestas, apunta el coste de los productos más frecuentes de tu cesta de la compra. Esto nos ayudará a diversificar la compra, optando por un establecimiento en función de los precios de la carne, la fruta o el pescado.

Unos consejos extra

Para finalizar, tres consejos para ser más eficientes en el día a día. Te pueden parecer lógicos, pero conviene recordar algunas pautas para los más principiantes.

  • Aprovecha todo: Debes hacer caso de esta máxima tan propia de los más mayores de la casa. No debes tirar nada de comida. Si has calculado mal y te sobra de algún ingrediente, piensa como podrías utilizarlo en otra receta y apúntate el error.
  • Congela: Es normal que algún día de la semana acabes cenando fuera, no te preocupes. Puedes meter la comida pensada para esa noche en el congelador y aprovecharla para algún día que recibas invitados sorpresa o tengas más hambre de la habitual.
  • Ojo con los productos perecederos: Si llenas el frigorífico con productos que pueden resultar inservibles en unos días, desperdiciarás comida. Tiene que haber un equilibrio entre productos frescos y comida de conserva que puedas almacenar a largo plazo.

Cómo ahorrar si tienes que comer fuera

En caso de que no puedas comer en casa por circunstancias tales como el trabajo o la universidad, seguro que puedes ahorrar y cuidarte un poco más.

Comer tupper

El tupper es tu salvación

Puedes seguir todos los consejos que hemos visto anteriormente y meter la comida en un tupper. No habrá gastos adicionales. Si no tienes tiempo para cocinar durante la semana, deberás preparar tus menús semanales durante el fin de semana para tenerlos disponibles. Esto te obligará a adaptar tus ingredientes y vigilar en mayor medida los productos perecederos. Sigue estas pautas para evitarte problemas e imprevistos:

  • Asegúrate del número de comidas que realizarás fuera. Es posible que no todos los días tengas jornada partida en el trabajo o el mismo horario de clases.
  • En función de los días, haz acopio de recipientes y bolsas para asegurarte de que tu comida estará a salvo.
  • Si eres de los metódicos, aprovecha el domingo para preparar los tuppers y etiquétalos con el día de la semana dedicado a cada uno de ellos.
  • Recuerda incluir cubiertos, fruta y bebida. Comer fuera no significa comer mal.

Comer en el restaurante

También cabe la posibilidad de que tu profesión te impida organizar tus comidas al no tener horarios fijos, por lo que tengas que comer de restaurante en algunas ocasiones. Si la empresa no te paga las dietas, aquí estamos para facilitarte la vida con unos sencillos trucos.

  • Revisa tu renta disponible para gastar en comidas. Analizando cuántas veces comes de media fuera de casa a la semana, fíjate un presupuesto aproximado y trata de buscar menús que se adapten a él.
  • Utiliza aplicaciones del móvil para aprovecharte de las ofertas que algunos restaurantes publican en Internet en función del día de la semana. Eso sí, debes estar atento en la calle, ya que los establecimientos más tradicionales siguen apostando por presentar el menú el día a través del clásico cartel.
  • El aspecto del bar no lo es todo. Hay bares de barrio que no presentan una decoración excesivamente cuidada ni son muy sofisticados, pero el menú del día garantiza calidad y comida sana. Siempre que existan unos mínimos de higiene, no debes dejarte de llevar por las apariencias. En este sentido, puedes recurrir a numerosas aplicaciones y foros de opinión en Internet donde la gente comparte sus valoraciones sobre distintos establecimientos. Nuestra recomendación para reservar mesa con precios exclusivos es Eltenedor.es, y llévate un descuento promocional pinchando aquí.

Elegir restaurante

Seguro que este post te ha hecho pensar en las posibilidades de ahorro que tiene llenar la nevera o comer fuera de casa. Puedes proponértelo como un reto y animar a tus compañeros de piso a ahorrar en la lista de la compra. Lo más interesante de esta partida del presupuesto es que existen numerosas formas de exprimir tu dinero. Si te has enganchado a la sana costumbre de reducir gastos, te recomendamos nuestra guía de trucos para ahorrar donde encontrarás consejos de todas las clases. Por último, no olvides pasarte por el blog de Codigodedescuentos.com y suscríbete a nuestra newsletter o redes sociales: facebook, twitter o googleplus. ¿A qué esperas para comenzar ahorrar? Con CodigodeDescuentos.com te lo ponemos fácil, sigue estos consejos y conoce todos los cupones de descuento que hay activos en la web en estos momentos con los que comprar por Internet te resultará mucho más económico.